Una gestión de stocks es indispensable para garantizar la productividad de una empresa. Es tan importante que, si no se pone la atención debida en este aspecto se puede correr el riesgo de detener la producción, fallar en la entrega de pedidos y afectar la confianza en la empresa por parte de los clientes.

Llevar una gestión disciplinada y controlada te permite mantener un buen ritmo de ventas, mejorar los costes de operación y mejorar la productividad de tu empresa. Es un área de nuestro proceso productivo que muchas veces dejamos relegado y terminamos pagando un precio muy alto por ello.

Una buena gestión de stocks te permite mantener el volumen de inventario necesario para garantizar la continuidad en la cadena de suministro pero al mismo tiempo te previene de acumular excedentes que más adelante podrían derivar en pérdidas de capital.

Características de una buena gestión de inventarios

El punto de partida de una gestión de stocks es hacer un inventario detallado de toda la mercancía disponible para la venta que incluya cantidades, fecha de elaboración o de adquisición y posición de ubicación en los almacenes.

Con información precisa en la mano es posible realizar una mejor planificación de la producción y de la adquisición de materias primas e insumos.

Con un inventario exhaustivo podremos definir el ritmo de rotación de las mercancías y el nivel de stock recomendable para garantizar un suministro continuo a nuestros clientes pero si acumular productos en exceso.

 

El correcto control administrativo nos previene de pérdidas por exceso de stock

Cuando un producto deja de comercializarse se convierte en una carga muy pesada para la salud financiera de una empresa: pierde su valor en el mercado y genera costes por almacenamiento.

Cuando se lleva un control administrativo estricto, es posible detectar cuándo un producto ya no es atractivo para comercializarlo y se puede gestionar su liquidación cuando aún tiene algún valor; de esta manera prevenimos las pérdidas de que se quede rezagado en los almacenes.

Si los inventarios no están actualizados, en algún momento la empresa deberá planificar una revisión de las existencias y encontrarse con activos que han perdido valor. Gestionar su salida en esas condiciones genera costes aún mayores con el correspondiente impacto en la rentabilidad.

Al llegar una gestión de stocks y control administrativo con la debida disciplina, el manejo de los inventarios se convierte en una tarea más ágil y sencilla. El resultado se refleja en todas las etapas de la cadena de suministros generando mejoras en todos y cada uno de los eslabones del proceso de producción.

Desde Escrapalia, te ofrecemos servicios especializados en la gestión y venta de excedentes de inventarios, productos obsoletos, equipos en desuso y devoluciones .

Te ayudaremos a lograr el mayor retorno posible por los activos que están a punto de entrar en obsolescencia, es decir, antes de que experimenten una pérdida de valor considerable. Contáctanos y te presentaremos nuestra propuesta.